Protagonistas masculinos de las novelas

LOS PROTAGONISTAS MASCULINOS DE LAS NOVELAS ROMÁNTICAS.

Ya te he comentado en más de una ocasión que escribir, a parte de llenarme mucho, me ha dado la oportunidad de conocer a un montón de escritoras maravillosas (y, ¡ojo!, digo escritoras porque casi todas las que escribimos romántica lo somos, pero no quisiera olvidar, ni ofender, a los chicos que he conocido y que también son una pasada), además de lectoras, blogueras y más gente del mundillo.

Estoy en varios grupos de chat con otras autoras y hablo con ellas a diario; bueno, yo más bien escucho, por eso que ya sabes, yo soy de intervenir poco o nada (LOL). Y una de nuestras conversaciones más recurrentes es la que tiene que ver con los musos de nuestras novelas.

Muso de musos
¿Empezáis a entender qué quiero decir cuando hablo de musos?

LOS MUSOS

La definición de muso (me refiero a los círculos de romántica, la palabreja creo que no está ni aceptada por la RAE en su acepción masculina) sería: actor / modelo / famoso, del que puedes encontrar millones de fotos en internet, en diversas poses / situaciones / vestimenta y que suele caracterizarse por ser muy guapo y lucir una hermosa tableta de chocolate en los abdominales.

Vale, no os negaré que con este no es difícil inspirarse

A partir de ahí, ya, imaginación al poder.

Álex Gonzalez
Que ganas de que llegue el verano. Aunque no sé yo si me atrevería a bañarme en el Bierzo.

Las hay que se deleitan, o se inspiran, en musos que parecen copias de Ken, el de Barbie, a otras nos gustan más burdos, no tan finos, pero vamos… Se suele llegar a un consenso sobre la foto / postura / sonrisa que más nos gusta.

Cuando digo burdos, me estoy refiriendo a esto. ¿Qué pensabais?

Tengo compañeras, y no, no pienso dar nombres, que almacenan álbumes enteros de unos y otros en las más diversas tesituras.

A mí, personalmente, no me importa que mi muso no tenga una cara definida en mi cabeza, pero lo que sí necesito es sentirme enamorada de él. (Perdona, Jeroni, ya sabes que mi corazón te pertenece por completo, ahora solo estoy hablando de fantasías).

Otro sin camiseta
Bueno, un poco de todo, ya veis…

De todas formas, estos chicos, por muy guapos y famosos que sean, son solo eso, chicos. Las autoras los dotan de vida y tienen el arte de convertirlos en los auténticos protagonistas de sus novelas (si no me incluyo es porque ya os he dicho que mis protas no suelen tener una cara definida, al menos en mi mente, seguro que en la vuestra sí).

¿QUÉ NOS ENAMORA DE LOS PROTAGONISTAS?

Los chicos de nuestras novelas son los más perfectos, si no en su totalidad, en gran parte. Muchos poseen riquezas incontables, otros corazones que valen su peso en oro, pero los más comunes son los sinvergüenzas con alma de salvadores.

Reconozcámoslo, chicas, a nosotras, cuando leemos, nos van los protas cañeros. A poder ser con pinta de empotradores pero que, además, sean tiernos, cariñosos, familiares cuando toca y que nos traten como a reinas, o al menos como a princesas de cuento de hadas.

Nos gusta ponernos en la piel de la protagonista de turno y pensar que nosotras también seríamos capaces de reconducir a esos “malotes” hacia el buen camino y conseguir que llevaran una vida más de nuestro estilo, véase: días sin complicaciones y noches hot con placer ininterrumpido.

Nos gusta imaginar que sus gestos, sus miradas, sus atenciones, son para nosotras y nos fundimos solo de pensar en lo bien que se nos daría una vida junto a ellos.

Friends, Ross y Rachel
A ver, ¿a quién no le gusta que le miren así?

Pero, a menudo me pregunto:

¿QUÉ PASA CON LOS PROTAGONISTAS BUENORROS PERO CON TARAS MENTALES?

A esos tipos, que nos han enamorado y ofrecen a la prota femenina su corazón envuelto en un paquetito precioso, los idealizamos tanto que consentimos (y hasta a veces aplaudimos) que el día de su boda le coloquen unas esposas a la novia para tenerla cerca todo el tiempo. Les perdonamos que hayan empezado su relación con la pobre chica por una apuesta sexual, por muy in love que acaben con ella al final. Nos parece bien que se pasen la vida muertos de celos y vigilando el móvil de su enamorada para demostrar cuánto la quieren (cuando sabemos que eso es acoso, o al menos deberíamos saberlo).

After
¿En serio vale la pena?

¿Vosotras pensáis que está bien que se lo perdonemos todo solo porque satisfacen nuestras fantasías románticas?

¿Realmente pensamos que los héroes de las novelas románticas tienen que ser el no va más de testosterona y cuerpo diez? ¿A cualquier precio?

Estaré encantada de escuchar vuestras opiniones, no os olvidéis de iros sin dejármelas justo aquí abajo antes de iros.

¡Ah! y por cierto, muchísimas gracias por acompañarme en el blog y en esta aventura que cada vez se complica un poco más. (Aunque ya sabéis lo que dicen: Sarna con gusto…)

¡Comparte!
6 Comentarios
  • Kata
    Publicado a las 13:35h, 26 enero Responder

    Ay que me has plantao una sonrisa modo joker en la cara muñeca… ya lo necesitaba recrear la vista digo yo… en cuanto a tu pregunta yo cuando me pillo con protas tontitos me dan unas ganas de darle unas buenas collejas y reconducir al bien jajaja… pero como siempre acaban haciendo bien las cosas efectivamente suelo perdonarlos… pero que conste q en la vida real ni de broma le aguanto 🤣…
    Me encanta tu blog… ya te he dicho que cuando sea grande quiero ser como tu?
    Un abrazo Maria de tu amiga

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 17:55h, 26 enero Responder

      Kata, qué dices?
      Si tu blog es una pasada también y, además, escribes de forma mucho más asidua que yo.
      Muchas gracias por tu apoyo y tu opinión.
      Un abrazo fortísimo.
      Maria

  • Kaera Nox
    Publicado a las 16:13h, 26 enero Responder

    Personalmente, me gustan los personajes realistas. Me cuesta la vida encontrar «muso» porque soy más de imaginarme al protagonista y va cambiando de aspecto conforme evoluciona, no suelo fijarme en las imágenes que ponen las autoras. Respecto a lo de los «protas» con taras… personalmente me parece un doble rasero, como si, como es ficción, todo fuera válido. No creo que sea así, considero que las mujeres debemos hacernos valer tanto en la realidad como en la literatura o el cine. No deberíamos aceptar actitudes, por muy ficticias que sean, que no aceptaríamos en la vida real.

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 17:54h, 26 enero Responder

      Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Aunque sea ficción tendemos a creernos aquello que vemos escrito como realidad.
      Pienso que comportamientos de este tipo dejan en la mente de las lectoras, sobre todo las más jóvenes, un poso de creencias erróneas.
      Yo digo que, ese tipo de actitudes, aunque sea en obras de ficción, no tendrían que potenciarse de la forma en que lo están haciendo (tanto en la industria editorial como en el cine) y, como tú bien dices, no deberíamos aceptar actitudes que no aceptaríamos en la vida real.
      Muchísimas gracias por tu comentario.
      Un abrazo enorme.
      Maria

  • Maite LM
    Publicado a las 14:56h, 27 enero Responder

    Que quieres que te diga, para correcto ya tengo la vida real. En un libro quiero soñar, creer que lo inimaginable existe, que aunque se perfectamente que hay cosas imperdonables no lo tengo en cuenta. Al fin y al cabo no es real y eso es lo bueno, lo que lo hace especial. En la imaginación al igual que en el mundo de fantasía, todo se permite. Para eso están los sueños.

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 17:14h, 27 enero Responder

      Sí, es cierto, y tienes tu parte de razón.
      Pero lo malo es que no todo el mundo lo toma como un tema ficticio. Hay mujeres que se creen que eso es lo normal.
      Que, por otra parte, ¿Quienes somos nosotras para dar clases de moral o salvar el mundo?
      Ves? Ahí igual tengo otro tema de debate.
      😜😜😜
      Muchas gracias por tu comentario. Me ha hecho reflexionar, pero aunque no hubiese sido así, te lo agradezco muchísimo.
      Un beso enorme.
      Maria

Deja un comentario