INFIDELIDAD, DESLEALTAD Y PALABRAS SIMILARES

INFIDELIDAD, LEALTAD Y OTROS CONCEPTOS SIMILARES

Cada pareja es un mundo y tiene sus vivencias y sus valores. Dejando esto claro, voy a meterme de lleno en el tema.

¿A qué viene esto? Me podéis preguntar. Muy fácil: las que seguís la novela por entregas y conocéis a Loren y Oliva, ya habréis imaginado por dónde vienen los tiros, a todas las demás: ¿qué hacéis que aún no estáis leyendo Se alquila habitación en piso compartido?

Pero, a lo que iba, que hoy me he metido en un tema lleno de controversia y con muchos puntos de vista diferentes.

Para empezar, creo que hace falta definir las palabras en las que se va a basar la entrada.

NOVIO INFIEL

¿QUÉ ES LA INFIDELIDAD?

Según la RAE, que de esto son los que más saben, la «infidelidad» es la falta de fidelidad. (Lo dicen así y se quedan tan anchos, y yo que creía que la palabra definida no podía entrar en la definición). Si buscamos «fidelidad», nos salen con esto otro: Lealtad, observancia de la fe que alguien debe a otra persona.

Vale, pues vamos a ver qué nos dicen sobre la Lealtad, ¿No?

Lealtad: Cualidad de leal (Preveo que vamos a pasar medio post buscando palabras en el diccionario) Leal: Que guarda a alguien o algo la debida fidelidad. (¡Tócate los mondongos!)

Desleal

FIDELIDAD Y LEALTAD, ¿SON LO MISMO?

Pues hasta hace un rato había pensado que no, pero ahora ya me hacen dudar, la verdad…

Como ya he dicho al principio de este post, cada pareja tiene su peculiar forma de ser. Lo que para algunos sería alta traición y motivo de paredón, para otros no tiene tanta importancia.

Para mí, según mi forma de ver las relaciones y citando a Lorena Honrubia (en su post: Lealtad y fidelidad: ¿en qué se diferencian? Del blog Serendipia Psicología), «Ser fiel es mucho más que NO engañar, es evitar lo que puede dañar a tu pareja, hablar siempre con la verdad y ser transparentes». Teniendo en cuenta que mentir para no dañar, no vale… (Mi padre solía decir: Ojos que no ven, hostia que te pegas)

Engaño

Por eso me parece fundamental la comunicación. Si no eres capaz de decirle a tu pareja cómo te sientes ante determinadas situaciones, lo que te molesta, te disgusta o te da miedo; para mí ya no solo le eres infiel (y de paso desleal) a esa persona, sino también a ti mismo.

¿Cómo puedes guardarte para ti lo que piensas sobre aquello que hace tu pareja y que no te gusta, que consientas que eso te amargue y emponzoñe la relación?

¿SER INFIEL ES ALGO SOLO FÍSICO?

Aunque cuando hablamos de infidelidad se suele pensar que nos referimos a mantener relaciones sexuales fuera de la pareja, a veces uno puede sentirse más traicionado por su media naranja cuando esta mantiene una relación cercana con otra persona con la que comparte intimidades y confesiones que no es capaz de mantener en el seno de su propia relación.

Ahora te planteo una pregunta: ¿Tener un crush con un actor, por poner un ejemplo, (por muy imposible que sea que se lleve a cabo una relación física con él) es un acto de traición? ¿O solamente es darle vuelo a la imaginación? ¿La imposibilidad de que se llegue a consumar esa relación, hace la traición menos dolorosa?

No puedo contestar a eso más que con un: cada pareja es la que debe sembrar las bases y establecer los términos de su relación.

INFIDELIDAD

¿PERDONARÍAS A TU PAREJA SI TE HA SIDO INFIEL?

Volviendo a eso de que las causas y los efectos serán diferentes en cada casa, y teniendo en cuenta que ya hemos dejado sentado que una infidelidad no es otra cosa que un engaño, ¿se vive de la misma forma en todas las parejas?

Hay múltiples razones para no romper una relación, sobre todo si es de largo recorrido, y nos llegamos a poner excusas que nos parecen de lo más válidas: «Si solo ha sido una vez», «si es solo sexo y no siente amor por la otra» …

Romper promesas

Lo cierto es que, en la mayoría de estas excusas no hay más que un miedo tremendo al cambio. Tenemos una vida junto a una persona y perderla de la noche a la mañana nos asusta mucho más de lo que nos indigna.

 

«No te lo he contado para no hacerte daño», ¿Perdona? El daño me lo has hecho precisamente por no hablar conmigo de lo que pasa entre nosotros, algo tan grave que te ha llevado a buscar a otra fuera de nuestra relación. ¿Sí o no?

Es muy difícil volver a confiar en una persona que nos ha engañado. Por mucho que la amemos. Porque lo peor no es que nuestra otra mitad se haya acostado con otra o no, la verdad es que nos ha mentido, no ha sido fiel a la palabra que nos dio, a esa amistad que teníamos y que ha decidido traicionar pensando que es mejor mantener un secreto que hablar de lo que realmente está sucediendo entre nosotros y que menoscaba la relación.

¡Ojo! No estoy diciendo que quién decide perdonar se equivoca, creo que ha quedado claro que pienso que cada casa es un mundo, solo digo que lo primero y más importante es sernos leales a nosotras mismas y tener muy claro por qué decidimos perdonar.

Parece que las parejas abiertas lo tienen más claro. Por encima de la fidelidad física se impone una lealtad a la otra persona que los empuja a un compromiso de respeto y apoyo sin que sea necesaria una exclusividad sexual. Igual deberíamos tomar ejemplo de ellos.

EN RESUMEN

Dicho todo esto, para mí no cabe duda y, sí, ya sé que me repito: Lo más importante no es en quién pienses cuando te acuestes ni a quién invoques en tus sueños, lo más importante es que puedas compartirlo con tu pareja y si hace falta reíros juntos de tu crush. Porque, la verdad, ¿qué necesidad hay de vivir en pareja si no podemos compartir con la otra persona lo que sentimos, pensamos y anhelamos en todo momento?

Tú ¿Qué opinas? ¿Eres más de perdonar? ¿Preferirías que te lo contasen antes y a partir de ahí decidir? ¿Preferirías no saberlo nunca? Cuéntame lo que piensas.

 

Si te ha gustado esta entrada, igual te interesa esta otra…

Protagonistas masculinos de las novelas
¡Comparte!
6 Comentarios
  • Eva Maria Florensa Chanqués
    Publicado a las 13:28h, 23 febrero Responder

    Uff!! Anda que menudo tema has sacado. Yo soy muy celosa de lo mío por lo que cómo puedes imaginar no perdonaría una infidelidad. Y por supuesto agradecería no enterarme cuando lo cornamenta estuviera rayando el techo. Aunque más le vale, soy de las que cortan huevos. Besos.

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 13:40h, 23 febrero Responder

      Jajajaja, no hace falta ponerse tan drástica.
      Yo también soy celosa de lo mío, pero creo que si se puede hablar del tema hay muchas situaciones que se pueden arreglar.
      La confianza hay que ganársela, eso ya sería mucho más difícil para mí de restablecer.
      Un beso y muchas gracias por comentar.

  • Sonia
    Publicado a las 14:26h, 23 febrero Responder

    Creo que lo peor de ser desleal o infiel, es que pierdes la confianza. Al final es una gran mentira y una mentira es perdonable, pero más de una hacen perder lo más importante en todo tipo de relación, ya sea de pareja, de amistad… y es que siempre quedará una duda de si la otra persona es o no sincera.
    Creo que el saberlo o no va con cada persona. Pero estoy casi segura que al final toda deslealtad y toda infidelidad se acaban descubriendo.
    Menudo tema, daría para horas hablando.
    Feliz día princesa

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 14:57h, 23 febrero Responder

      Sí, es un tema que da para mucho,solo hemos arañado la superficie.
      Muchas gracias por comentar, Sonieta ❤️❤️❤️❤️

  • María García Vico
    Publicado a las 19:05h, 23 febrero Responder

    Para mí, el ser desleal tiene que ver con la pérdida de la confianza. La base de toda relación es la confianza, algo que lleva tiempo ganarlo pero que se pierde en poco. Sin confianza una relación no puede funcionar. Pero también creo que una vez que se pierde es posible recuperarla, con trabajo, esfuerzo y voluntad por parte de los dos.
    Para mí, la peor infidelidad o deslealtad no se produce con el sexo, es mucho peor el que comparta confidencias, momentos, sensaciones,… que ha dejado de compartir contigo. Todo eso crea una inseguridad, no solo en la pareja, sino en ti misma que es muy difícil de superar y más si lo achacan todo a los celos … sin ser capaces de reconocer lo que verdaderamente está pasando. Muchas veces es producto de la cobardía de la otra persona por no querer reconocer lo que está pasando, o no querer ser el que dé el paso y forzar la situación a que sea la otra persona la que lo haga.

    Perdonar se puede perdonar, lo difícil es olvidar. Pero si se ha perdonado hay que hacerlo con todas las consecuencias. Y para ello es importante hablar con naturalidad en la pareja, sin medias tintas.

    En fin, de este tema se podrían llenar muchas páginas…

    Gracias María por todos estos post que tanto hacen reflexionar 😘

    • Maria Ferrer Payeras
      Publicado a las 20:29h, 23 febrero Responder

      Muchas gracias a ti por comentar y darnos otro punto de vista.
      Yo creo que lo he dejado claro, no sé si sería capaz de perdonar. Pero para eso somos todos distintos y distintas ❤️❤️❤️❤️❤️

Deja un comentario