Portada de 16 Diálogos de besugos y cuatro recetas culinarias

16 diálogos de besugos y cuatro recetas culinarias

UN LIBRO BENEFICO QUE NO TE PUEDES PERDER

Hace unos meses, cuando vacié la casa de mis padres para poder alquilarla, me encontré con un maletín en el que había un taco de folios —de papel de cebolla y a máquina— con escritos realizados por mi padre entre el año 1962 y 1963 para Radio Juventud de Inca, algunos artículos periodísticos —que no sé si se llegaron a publicar—, dibujos y muchos documentos de su puño y letra.

Me emocioné muchísimo con el hallazgo y lo primero que pensé fue: «Voy a hacer un libro con todo esto y a publicarlo en su memoria».

Después, analizando esa especie de capsula del tiempo —que me ha dejado entrever a mi padre saliendo de la adolescencia—, me he dado cuenta de quizá había ciertas páginas que él hubiera preferido no vieran la luz y otras que están desfasadas —o muy desfasadas— pasados casi sesenta años desde el momento en que las escribió.

Así que me he limitado a transcribir los diálogos para besugos y las recetas culinarias que tenéis en vuestras manos, porque he pensado que lo necesitamos en estos tiempos, más que nada, es reírnos.

Mi tía me contó que mi padre tenía un amigo con el que escribía estos diálogos, así que me puse manos a la obra y lo busqué. Tenía que ser fácil porque Mallorca es pequeña y nos conocemos todos —modo ironía on—, pero Felipe Palou se marchó a Granada en los setenta y mi padre y él habían perdido el contacto.

Tony Ferrer y Felipe Palou emulando al Duo Dinámico
Tony y Felipe emulando al Dúo Dinámico,

Cuando al fin conseguí encontrarlo, me habló de lo mucho que se divertían y del cariño con que recordaba haber participado con los diálogos en Radio Inca. Por lo visto, ellos dos —mocosos de dieciséis y dieciocho años— solo los escribían, eran los actores quienes los leían para que llegaran a las casas a través de las ondas.

Radio Inca Juventud
Radio Inca Juventud Años 60

Os pido por favor que leáis estos «diálogos» con perspectiva, en el tiempo en que fueron escritos las normas de educación y los valores de la gente diferían un poquito de lo que hoy llamamos políticamente correcto. No he cambiado nada de lo que mi padre escribió en el 62, a mí solo me correspondía trascribir en esta ocasión.

Por último, he estado pensado en la forma de ser de mi padre, que no tenía nada suyo, y he decidido que, por poco que sea, todo lo que recaude con este libro lo donaré a «Ángeles sin alas Balears»; una asociación sin ánimo de lucro que lleva a cabo una labor encomiable que no muchos estarían dispuestos a realizar con su mismo altruismo y dedicación.

Muchas gracias por estar ahí también en estos tiempos tan difíciles.

Sin más, muchas gracias a ti, lector, que has adquirido este libro, ya sea para contribuir con la causa, o bien para ver qué me traigo entre manos esta vez, o quizá por ambas razones, gracias de corazón. Espero que juntos podamos contribuir, aunque sea un poquito, a hacer del nuestro un mundo mejor.

Este es el prólogo que he escrito para el libro que he publicado en memoria de mi padre. Hoy no voy a pedir que comentes pero sí que compartas y que te gastes los ocho euritos que vale (así, sin paños fríos) para contribuir con «Ángeles sin alas Balears», porque necesitamos mucha gente como ellos, que ayude sin pedir nada a cambio y que en estos momentos tan difíciles están fatal de fondos.

A unos y a otros, gracias.

¡Comparte!
2 Comentarios
  • Kata
    Publicado a las 12:31h, 09 febrero Responder

    Ya te contare … está apuntado para mi próxima aventura 😉

Deja un comentario